Las personas como clave del éxito en las organizaciones

By 24 septiembre, 2020 RRHH


Columna por Rafael Gutiérrez.

Muchas organizaciones enfocan sus esfuerzos de años en preocupaciones relativas a ventas, productividad y todo lo que implique entradas monetarias, pero dejan de lado lo que realmente genera productividad, que son las personas dentro de la empresa.

Recursos Humanos, el activo más importante de toda organización.

Durante el siglo XX el trabajo de recursos humanos estaba ligado netamente a mayor producción, con una mirada donde cada persona era solo un engranaje más, considerada más como un número que como un recurso. En la actualidad, las empresas más exitosas han dado un vuelco de 180 grados a este pensamiento, llevando a que el capital humano se transforme no solo en algo importante, sino en el punto más importante en la organización, pero ¿Cómo se puede llegar a esto?

El desafío más grande que tienen las organizaciones en este ámbito es crear una sinergia entre el trabajador y la empresa, haciendo que las personas se sientan parte de la organización y que los objetivos del trabajador se relacionen con las metas de la compañía. Para lograrlo, es necesario que las organizaciones dediquen tiempo para estar en constante contacto con los trabajadores de todas las áreas, ejerciendo una política de liderazgo horizontal y haciendo que cada persona se sienta valorada dentro de la compañía, sin importar el cargo que ejerza.

Si una empresa quiere tener éxito en la unión entre los intereses de la empresa y el trabajador, tiene que estar en constante mejora, siendo capaz de utilizar todas las herramientas que tiene a su disposición y adaptándose a los nuevos contextos de forma proactiva. Por ejemplo, la pandemia rompió el paradigma de que no se podía trabajar desde los hogares, ya que sería menor la productividad de los trabajadores al no tener una supervisión directa. Hoy, sabemos que esta creencia no es una realidad y se puede incluso llegar a tener mejores resultados que antes, en términos productivos y económicos. Esta medida, que era cuestionada por las empresas, hoy está entregando una mejor calidad de vida a  algunos trabajadores que tenían un trayecto de más de una hora desde sus casas hasta los trabajos, tiempo que están aprovechando para estar en familia o atender otros intereses personales. Este es un ejemplo claro de un win-win, en donde existe una sinergia entre los intereses del trabajador con las metas de la empresa.

La clave al momento de atraer y retener a los talentos de una organización es entender cuáles son sus intereses, personales y laborales, y que ellos entiendan cuáles son los objetivos de la empresa para poder encontrar ese punto de sinergia. Creo que este es el desafío de las compañías de hoy en día y es en donde se deben enfocar, porque “si la persona está feliz y se siente parte de la organización, será una persona que dará el 100% dentro de ésta” y por consecuencia,  se verá reflejado en los resultados de la empresa.