La marca chilena desarrolló la mejor alternativa para quienes prefieren o necesitan dejar de consumir leche animal

Tras la polémica generada en Osorno, que terminó con una multa para la transnacional Cencosud por comercializar productos de origen vegetal  rotulados como leche, muchas bebidas con estas características se vieron obligadas a cambiar sus etiquetas.

A la vanguardia de este debate está Vilay, que destaca como la única bebida vegetal 100% chilena desde sus inicios, desmarcandose de los bebestibles vegetales importados que han querido robar mercado a la industria de la leche.  

Con el slogan “El poder de lo vegetal”, esta bebida fue pensada para el consumo de toda la familia al no contener lácteos, soya ni gluten. Dentro de sus líneas creó productos a base de almendras tostadas y arroz, por lo tanto son libres de colesterol y grasas saturadas, características que la hacen perfecta para personas con alergias alimentarias, veganas, vegetarianas o para personas que quieran llevar una vida más saludable.

Todas las bebidas Vilay son ricas en vitaminas (A, D, E y B12), junto con ser una buena fuente de calcio y zinc. Además, son bajas en calorías.

Vilay nació hace dos años en Santiago, cuando el hijo de uno de los fundadores fue diagnosticado con intolerancia a la lactosa. A partir de esto, descubrieron que el mercado de bebidas vegetales se caracterizaba por tener precios demasiado altos, debido a que todas eran importadas y que había una necesidad real de muchos chilenos. Sin embargo, consumirlas era un privilegio para pocos.

A partir de ese momento nace Vilay como el propósito de ser la mejor opción en el mercado de alimentos sanos y naturales para toda la familia, democratizando el consumo de alimentos saludables.