La Sociedad Chilena de Cirugía Plástica (SCCP) afirma que la liposucción no es una
cirugía “milagrosa” para bajar de peso y entrega precauciones a tomar antes de
someterse a este procedimiento.

Ante el aumento de la obesidad en Chile, muchas personas optan por la cirugía para bajar
de peso. Según datos de la SCCP, la liposucción es uno de los tratamientos invasivos más
frecuentes en el país, siendo el que más incrementó entre los hombres durante 2017, con
un 25%. Mientras que entre las mujeres representa, aproximadamente, un 35% de las
cirugías realizadas en el año.

Esta técnica se ha popularizado porque permite lograr un cuerpo con mejor contorno,
eliminando la grasa rebelde que no es posible bajar con dieta o ejercicio. Sin embargo,
muchos pacientes llegan a las consultas pensando que es una técnica para bajar de peso.
Por este motivo, los cirujanos plásticos especialistas entregan datos clave que los pacientes
deben considerar antes de someterse a este tratamiento.

En primer lugar, el paciente debe demostrar que se tiene un peso estable. “Si es que la
persona está con obesidad la cirugía no servirá, ya que una liposucción no sirve para bajar
de peso, es una operación para eliminar el tejido graso que ha aumentado específicamente
en una zona corporal. La liposucción se trata de un ‘plus’ a la hora de mantenerse en forma,
nunca hay que olvidar seguir una pauta de alimentación y ejercicio”, afirma el Dr. Claudio
Thomas, presidente de la SCCP.

Además, es importante que la liposucción se realice en un centro con alta experiencia.
“Debe efectuarse en un ambiente hospitalario con las máximas garantías y con un cirujano
plástico acreditado”, dice el Dr. Patricio Covarrubias, miembro de la SCCP.

Los expertos señalan que los pacientes deben comprender que este procedimiento
quirúrgico corporal tiene sus pros y contras, siendo lo más importante el control del peso de
los pacientes. Asimismo, no se debe ingerir medicamentos con efectos anticoagulantes
como Aspirina, Vitamina E o el té verde. Y hacen un llamado a que los pacientes informen a
su doctor sobre el consumo de medicamentos para evitar posibles complicaciones.
Para que los resultados de esta cirugía permanezcan en el tiempo, se recomienda mantener
una dieta equilibrada para tener una cicatrización satisfactoria.

Asimismo, se sugiere dejar un tiempo prudente para los cuidados post operatorios, en los
cuales la convalecencia y un tratamiento adecuado son clave para una recuperación
apropiada, ya que los resultados de la cirugía no son inmediatos. Dentro de los cuidados de
la liposucción se encuentran los tratamientos de kinesioterapia y la utilización de ropa
compresiva.